Queremos recuperar los barrios de antaño

21/11/2018

“Queremos recuperar los barrios de antaño, en los que la gente se conocía y apoyaba. Y para lograrlo, estamos ayudando a las personas mayores a que sean el motor del cambio.”



Entrevistamos a Irati Armas, una de las dinamizadoras del Equipo de Fragilidad de Sirimiri Servicios Socioculturales S.L.



¿De dónde parte la idea de crear Un equipo de fragilidad que trabaja en diferentes ámbitos incluidos el apoyo para personas en soledad? 


La idea parte de la reflexión generada al hilo del trabajo de más de 25 años en estos recursos. Observamos, que, pese a que son muchos los avances, un sector de la población, precisamente el más mayor, o el más frágil, en ocasiones queda fuera del circuito de atención que ofrecen, no sólo los Centros, sino en general el sistema de ayuda. 

Cuando estas personas no acceden a estos recursos de la comunidad, o dejan de hacerlo, existen pocas vías para llegar a ellas, para ofrecerles opciones. En la misma línea, en fechas recientes el Ayuntamiento ha puesto de relieve con un estudio y posteriores intervenciones, que una parte importante de la población mayor de la ciudad se halla en situación de soledad no deseada y no hace uso de los recursos que se ofrecen en la ciudad.

En 2016, Sirimiri, desde el marco de los CSCM planteó al Servicio de Personas Mayores la necesidad de crear un equipo de trabajo para responder a las necesidades de las personas mayores frágiles. La idea era involucrar a personas mayores de los barrios en el diseño, planificación y desarrollo de acciones destinadas a movilizar los barrios. Impulsando con metodologías diferentes el envejecimiento activo que se promueve desde los CSCM para poder llegar a este colectivo.

El objetivo, buscar vías para llegar a las personas frágiles y solas de cada zona, mediante un planteamiento de proximidad activa. Esto supone no esperar a que las personas acudan a los recursos, si no que los recursos salgan en su busca, y pongan a las personas en contacto unas con otras.

A nivel teórico este programa se justifica desde el Paradigma del Envejecimiento Activo y Saludable, desde el que pretendemos optimizar las oportunidades de salud, seguridad y participación de estas personas, y desde el Modelo de salud que nos habla del peso de los factores ambientales y los estilos de vida condicionan en gran medida no sólo la salud sino también la funcionalidad y la calidad de vida de las personas. 


La soledad empieza a ser considerada como la epidemia del siglo XXI, ¿Se trata de un destino inexorable al que estamos destinadas, como miembros de estas sociedades occidentales?, ¿El progreso era esto?


Cuando hablamos de soledad, nos referimos a la soledad no deseada, la que nos viene impuesta por multitud de factores. Podríamos definirla como la disonancia cognitiva entre las relaciones que una persona tiene y las que esperaba tener, cuya aparición y mantenimiento dependen de la evaluación subjetiva de la propia persona sobre la calidad y la cantidad de sus relaciones sociales (Peplau y Perlman, 1982; Yanguas et al., 2018). Que una persona viva sola no quiere decir que se sienta sola.

La soledad es un problema generalizado a nivel internacional, y que no solo afecta a las personas mayores. A nivel cultural nos bombardean con mensajes de miedo “al otro”, y de la necesidad de ser más competitivo que el de al lado. El “nosotros”, deja de tener la importancia que tenía, y hoy en día prima el individualismo. Esto genera que las redes informales de los barrios se debiliten cada vez más. Ha llegado hasta tal punto, que no llegamos ni a conocer a las personas que viven en nuestra comunidad de vecinos, y esto era algo impensable hace no tanto tiempo.

El progreso no es esto, pero lo que se ha hecho hasta ahora nos ha llevado a esta situación. Por suerte, se está viendo la necesidad de darle vuelta. A nivel institucional es un tema que preocupa. Por ejemplo, en el Reino Unido se ha creado un Ministerio sobre la soledad recientemente. Pero también a nivel local, son muchísimas las iniciativas que se ponen en marcha para cambiar esto. Iniciativas como ‘Miradas Activas’ en Bilbao “Grandes Vecinos” en Madrid, o “Radars” en Barcelona, buscan reactivar la conciencia de barrio e implicar a toda la ciudadanía. Buscan crear esas redes informales de apoyo mutuo.


¿Existe hoy en Euskadi, la figura de Vigilantes de personas solitarias, como hay, por ejemplo, en países como Suecia, Francia o en Comunidades Autónomas como Madrid?


La figura del ‘vecino vigilante’ es muy importante. Las personas solas, son personas invisibles. Son muy difíciles de localizar ya que no acuden a ningún recurso de la comunidad.

Las únicas personas que pueden conocerlas son las que viven y trabajan en los barrios. Por lo tanto, la comunidad tiene un papel fundamental en esta problemática.

Desde el proyecto Activa tu Barrio buscamos que toda persona que lo desee sea una “antena social”. Son ellas las que pueden conocer que personas están en una situación de vulnerabilidad, y las que pueden dar la voz de alarma. Además, pueden servir de puente entre esa persona sola y los recursos del barrio. El vínculo de confianza que tienen les convierte en persona de referencia, y es más fácil que puedan animar a esa persona a salir de casa y participar en su entorno social.   


La pérdida de la importancia del tejido social de barrio, de entornos cercanos, ¿en qué afecta a la proliferación de personas que se sienten solas y que viven solas?


Tener un tejido social fuerte evita en buena medida que se den situaciones de soledad no deseada. Cuanto más contacto tengamos entre las personas y agentes que formamos la comunidad, más difícil será que nos encontremos con esta problemática.El entorno, en ocasiones es hostil para algunas personas no necesariamente mayores (barreras arquitectónicas, falta de adaptación sensorial, inseguridad, …). Por esto es tan importante crear entornos amigables. 

La Organización Mundial de la Salud dice que el entorno puede condicionar de forma directa a las personas. Un entorno hostil, puede suponer que una persona pase de ser independiente a ser dependiente. Por ejemplo, si una persona con problemas de movilidad vive en un entorno plagado de barreras arquitectónicas, tendrá muchas dificultades para desenvolverse de forma autónoma en su día a día.

Ante esta situación, la OMS puso en marcha en 2005 el programa “Entornos Amigables”.  Su objetivo es convertir nuestros barrios, pueblos y ciudades en entornos amigables. Si conseguimos mejorar los entornos, lograremos que las personas puedan vivir por más tiempo en su entorno y con mayor calidad de vida.

A este movimiento se sumó Vitoria-Gasteiz, con el compromiso de replantear la ciudad y los servicios para adaptarlos a las necesidades de las personas mayores. 


¿Existe alguna relación entre la felicidad y la soledad?, ¿es decir, hoy por hoy se podría decir que, a mayor soledad, menor felicidad?


Aquí tendríamos que diferenciar la soledad deseada, de la no deseada. 

En ocasiones, hay personas que eligen vivir solas. Es su deseo, y son felices así. No quieren vivir con otras personas, y están satisfechas con las relaciones sociales que tienen. 

Pero cuando la soledad es sobrevenida, la cosa cambia. Distintos estudios han demostrado que este tipo de soledad es un factor de riesgo de deterioro cognitivo, enfermedades cardiovasculares, perdida de movilidad, demencia, pérdida de autoestima y depresión. Por lo tanto, está claro que incide muy negativamente en nuestra felicidad.  


¿Qué aporta hoy el proyecto Activa tu Barrio del que sois dinamizadores al conjunto de la sociedad gasteiztarra?


Queremos recuperar los barrios de antaño, en los que la gente se conocía y apoyaba. Y para lograrlo, estamos ayudando a las personas mayores a que sean el motor del cambio. Les ayudamos a pensar y diseñar iniciativas, y les proporcionamos herramientas que les ayuden a generar el cambio. Además, estas personas sienten el barrio como propio, y saben cómo eran los barrios antes. Tienen ganas, entusiasmo y pasión, y nuestra labor es ayudarles a darle forma.

Estamos aportando una nueva forma de abordar la problemática. Buscamos fortalecer el tejido social, y que las personas que formamos los barrios colaboremos en la solución. Entendemos que la comunidad es imprescindible para buscar una solución a esta situación. No queremos cerrarnos dentro de los Centros Socioculturales de Mayores, sino que su dinámica sea parte de la solución.

Si bien es cierto que la soledad no deseada afecta a las personas mayores, no lo es menos que las personas mayores constituyen un colectivo que aporta un inestimable valor al tejido social.

Pretendemos crear puentes que unan a las personas, pero también a los recursos, para que entre todas y todos consigamos unos entornos más amigables. Entornos que posibiliten una mayor calidad de vida para todas las personas. 

Desde los grupos motores, que son abiertos y acogedores, que tenemos en El Pilar, Landázuri y Coronación, ofrecemos un apoyo a las personas que se sienten solas, y les invitamos a venir y participar. A sacar el potencial que tienen y a conocer la inmensa cantidad de posibilidades que nos ofrece la ciudad. Son las propias personas que participan en los grupos las que se encargan de apoyar y animar. Han vivido una situación similar y les pueden enseñar el camino que ellas mismas han recorrido para salir de esa situación de soledad.

Apoyamos al comercio de proximidad, contamos con recursos y asociaciones, porque queremos que las personas que sufren la soledad no deseada encuentren un motivo para levantarse cada mañana, un sentido a sus días y saber que les espera y necesita para apoyar a otras.

Recientemente hemos participado en un concurso de Microrrelatos sobre la Soledad en la Mujer Mayor, organizado por la asociación de ámbito estatal Accem. Hemos presentado un video en el que se ha aportado la visión de los grupos sobre esta problemática, y ha sido reconocido como el mejor vídeo del concurso.

Con él hemos pretendido concienciar a la ciudadanía en general sobre la importancia de este problema, y también hemos querido animar a las personas que están en esa situación a dar pasos para salir de ella.



Vacunas contra la soledad

Recent comments

*
*
*

Lo último que hemos escrito:

febrero 2019
L M X J V S D
« Ene    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728